¿Tiene cura el Alzheimer? Nuevos descubrimientos

Publicado el 5 de agosto, 2014 | Por | Comentarios desactivados | En la categoría: Destacados Trastornos | Etiquetas:

Robert, Julius: “Un científico debe tomarse la libertad

molecular_pixabayde plantear cualquier cuestión, de dudar de cualquier

afirmación, de corregir errores.”

 

Hace más de un siglo, el psiquiatra alemán Alois Alzheimer describió por primera vez la patología mental que lleva su nombre. Desde entonces, la ciencia ha avanzado mucho en el conocimiento de la enfermedad y ha desarrollado fármacos que alivian los síntomas o ralentizan su progresión, pero no se ha conseguido todavía detenerla y menos aún curarla.

 

Se calcula que más de diez millones de personas sufren Alzheimer en todo el mundo, y se espera que las cifras se disparen a medida que la generación del “Baby boom”, los nacidos entre 1958 y 1975, envejezca. De no hallarse un tratamiento efectivo contra la enfermedad se calcula que, en 2050, habrá más de un millón de enfermos en nuestro país; en el resto del mundo, la cifra se disparará hasta los 113 millones. Esto supone una enorme carga en los ámbitos familiar, económico y social, por lo que resulta cada vez más urgente encontrar tratamientos efectivos contra la enfermedad. El Alzheimer puede ser de tipo familiar (inicio temprano) o de tipo esporádico (inicio tardío).

  • El Alzheimer de tipo familiar se debe a tres genes diferentes localizados en los cromosomas 14, 1 y 21, respectivamente.
  • El Alzheimer de tipo esporádico hace su aparición a partir de los 65 años de edad.

 

El tipo de Alzheimer esporádico ha sido asociado con factores de riesgo de diferente naturaleza: el envejecimiento, genes de susceptibilidad y el ambiente.

  • Solo por el simple hecho de envejecer, la enfermedad puede aparecer a algunas personas a partir de los 65 años de edad, y su presencia se duplica cada 5 años.
  • Se ha identificado que la presencia del alelo e4 de la apoliproteína E es el principal factor de susceptibilidad genética.
  • El factor ambiental, a pesar de no poder determinar las causas por su complejidad entre la interacción de ellos, se sabe que es un factor muy importante en la posibilidad de padecer la enfermedad.

 

En la actualidad, la última novedad en el avance en investigación de esta enfermedad viene dada por científicos del equipo de investigación en Biomedicina Molecular y Celular de la Universitat de les Illes Balears (UIB). El equipo ha diseñado y patentado una biomolécula llamada ácido hidróxido cosa hexaenoico (HDHA) que podría contribuir a recuperar los niveles de lípidos de las neuronas en los enfermos de Alzheimer.

 

El diseño de esta molécula se basa en una nueva hipótesis que plantea que esta enfermedad degenerativa de la memoria está relacionada con una alteración de los niveles de los lípidos de la membrana de las neuronas.  Estos lípidos son la fosfatidiletanolamina y los ácidos poliinsaturados. La membrana celular, como señalan los expertos, conforma una barrera selectiva que separa, comunica y define las células y sus órganos internos, pero al mismo tiempo también tiene la función de recibir y propagar señales que controlan el comportamiento celular. Pablo Escribá uno de los investigadores que lidera el proyecto junto a Xavier Busquets, señala: “es frecuente la investigación diseñando moléculas enfocadas a las proteínas, pero nosotros la enfocamos a los lípidos y hemos tenido razón”. Esta molécula ha estado probada con éxito en ratones de laboratorio y el día 8 de julio del 2014, la Universidad, informó que las empresas Pharma Concept y Praxis Pharmaceuticals bajo la licencia de la empresa Lipopharma, están realizando ensayos en humanos. Para evaluar la efectividad de esta molécula en el tratamiento del Alzehimer, Escribá comenta: “ los ensayos son esperanzadores ya que tras un mes de tratamiento hay una recuperación notoria y una estabilización del proceso”. “Se notan efectos entre las tres y las cinco semanas de haber comenzado el tratamiento”, añade.

 

Aunque mucho se ha avanzado en los estudios de biología molecular y genéticos, en general, los avances en la búsqueda de las causas de la enfermedad de Alzheimer han sido limitados por la ausencia de un modelo animal adecuado. Con ello, el estudio del cerebro de los casos que fallecen de este mal se presenta como un importante instrumento a que tiene acceso el investigador para poder continuar en esta incesante búsqueda de un tratamiento del control o cura de la enfermedad de Alzheimer. El hecho de poder investigar los efectos de la molécula en los humanos, con la garantía de cumplir los principios éticos que deben regir la experimentación con sujetos humanos, supone un gran avance y progreso en la investigación del tratamiento de esta enfermedad.

 

Fuentes:

Diario de Mallorca, 09/07/2014

http://www.medicina21.com/Enfermedades-Alzheimer/V3764-Investigan_nuevo_farmaco_contra_el_Alzheimer.html

http://www.revista.unam.mx/vol.4/num7/art20/escena4.html

http://www.uoc.edu/portal/_resources/CA/documents/recerca/Principios_eticos_USevilla.pdf

 

 

Los comentarios están cerrados.